DESDE EL CARIÑO VERSUS SIN ÁNIMO DE OFENDER

15 septiembre, 2015

Nada se olvida más despacio que una ofensa y nada más rápido que un favor “

MARTIN LUTHER KING

 pistolero

Todos estamos metidos en una rueda de ofensas, raro es el día en el que no ofendemos o nos sentimos ofendidos. La ofensa en una creación humana por tanto deriva de la conciencia del ego, forma parte de nuestra estructura social de control y posición.

Antiguamente la ofensa llegaba a la sangre, el duelo a muerte por limpiar el honor mancillado. La ofensa siempre establece un juicio de lo que de una manera totalmente subjetiva consideramos agravio, ya que hay factores culturales, sociales, políticos, religiosos, costumbristas, un sin fin de marcos donde poder ofender y sentirse ofendido. De lo que se deduce que no es posible vivir sin ofender a nadie.

En  “Alegría de ofender “hacen el siguiente pequeño relato de una ofensa:

Desconfió. Trazó una línea para ver si la pisaba. Ella la saltó y, en el aire, se ofendió por haber sido sometida a prueba “

 Este pequeño relato demuestra que la mayoría de las veces confundimos la ofensa con la necesidad de defender nuestro amor propio, que poco tiene que ver con nuestra autoestima o amor a uno mismo. El amor propio es el sustituto de una verdadera autoestima, con el amor propio necesitamos de la valoración de los demás para sentirnos felices, por lo tanto estamos más expuestos a valorar de una manera desproporcionada los juicios de los demás, y en consecuencia a sentimos más y más veces ofendidos.

Curiosamente cuanto más cuidada y trabajada esté nuestra autoestima, cuando más seamos capaces de arraigar nuestra individualidad, y nuestra capacidad de comprender que somos únicos,  a más gente podremos ofender, a toda esa gente que se siente amenazada por nuestra fuerza, nuestra seguridad, nuestra libertad en los actos y el comportamiento, y en general por todo aquello de lo que ellos carecen, pero en consecuencia y como rasgo de fortaleza nos sentiremos menos veces ofendidos.

Hay un comentario generalizado en nuestra sociedad, y sobre todo en nuestro entorno laboral, si ponemos atención la podremos escuchar en más de una ocasión:

- No es normal que haya ascendido tan rápido, no es por ofender, y te lo digo desde el cariño…, ya sabes que a mi me gusta ir con la verdad por delante, pero ¿no es raro? ¿Qué habrá hecho para conseguirlo?  Suena, ¿verdad? Puedes escucharlo en cualquier bar a la hora del café.

En lugar de esto, por qué no nos preguntamos el motivo de por qué ese ascenso no es nuestro. ¿Por qué echamos balones fuera?, dando a entender que no es que nosotros no podamos conseguirlo, es que el otro lo ha conseguido con malas artes. “Dijo la oveja al águila: por tu culpa no puedo volar “. Nietzsche

 Cuando una persona sufre una carencia de algo que le gustaría tener, suele sentirse impotente y genera una creencia más o menos arraigada que le dice constantemente que “no es capaz”, este juicio propio o creencia limitante le genera una inseguridad que hace que observe a los demás como amenazas.

El ofendido cree herido su ser y reacciona de manera doliente, cuando en realidad está fortaleciendo la ofensa concediendo un poder al ofensor: el poder de herirle con un juicio subjetivo. El poder que le concede  un alto valor a su opinión y juicio.

Como decía unos párrafos más arriba, la sociedad y nuestra naturaleza hace que sea imposible ofender a otros de forma involuntaria, pero si tenemos la capacidad de elegir hacerlo de forma voluntaria. Antes de lazar un agravio hacia otra persona, simplemente contemos hasta 10, solo eso, pensemos que estamos ofendiendo realmente, si a la persona blancode nuestra ira, o estamos dejando al descubierto una debilidad propia. Y antes de ofendernos pensemos: ¿qué importancia le concedo a las opiniones de esta persona? la suficiente como para ¿cambiar mis emociones y sentimientos ? Y sobre todo y más importante,  ¿que dice mi ofensa hacia el otro de mi? ¿ Qué piedra de mi estoy lanzando, para que no me pese tanto?lanzar piedra

 

Terminaré nuestro artículo de de esta semana con una simpática y manifiesta ofensa histórica, en forma de consciente dardo envenenado; el dramaturgo Bernard Shaw escribió una vez a Churchill:

“Estimado Sr. Churchill:

Le adjunto dos entradas para mi nueva obra de teatro que se inaugura el jueves por la noche, le ruego venga y traiga a una amigo, si tiene uno.”

la respuesta del Sr. Churchill no se hizo esperar.

Estimado Sr. Shaw:

Lo lamento pero tengo un compromiso previo y no podré asistir a la inauguración. Sin embargo iré a la segunda función, si es que hay una.”

 

Pensemos antes de ofender y analicemos antes de ser ofendidos.

 

Carmen Clemente

Loquedeverdadnosune. Por Fernando del Corral

27 mayo, 2014

Estaba preparando precisamente estos días el curso de Inteligencia Emocional y Coaching cuando he tenido la suerte de dar con este video que aprovecho para compartir rapidamente con vosotros.

Cuando estudiamos Neurociencia o Inteligencia Emocional partimos de conceptos teoricos que nos ayudan a comprende nuestro cerebro, como pensamos y como nos relacionamos, para desde ahí, ser capaces de hacerlo mejor o dicho en otras palabras “hacerlo de manera más ecologica” con respecto a lo que queremos en nuestra vida.

Y a partir de ese marco teorico empezamos a probar, a jugar y a entrenar para lograr ese desarrollo cerebral o esa mejora en su salud. Tener un cerebro sano es tener una herramienta util para retener y usar información, para captar mejor información a traves de la observación y de la “atención”…

Pero más alla de todo esto, mucho más alla está lo que de verdad tiene sentido en nuestra vida y en nuestro mundo como ser humano… las personas. Viendo a IZZI  como ha encontrado un vehiculo CAPAZ de conectar con niños autistas uno cambia la manera de entender el dia a día.

El cerebro es así, capaz de conectar a otros niveles distintos de los que nuestra razón puede explicar. El olor del mar, el cariño de las personas y las sensaciones de “una buena ola” consiguen más que palabras, explicaciones y estudios.

¿Por que?  Por que han sido capaces de conectar desde las emociones, no desde las palabras!!

Entenderles nos permite conectar emocionalmente con ellos, no basta quererles, eso no basta, debemos de EMPATIZAR.

Intentar pensar como piensan, sentir lo que sienten y desde hay retarles poco a poco para que tambien ellos salgan de su zona de confort y experimienten cosas nuevas.

Parece que esto que digo nos lo podemos aplicar todos no¿?

A mi me ha servido para volver a recolocar mis objetivos y mis prioridades, relativizando mis problemas y enfocando mis energias.. eso es lo que saco yo… ¿Y tu que sacas?

Fernando del Corral

Coaching y Optimismo en 4 pasos. Por Fernando del Corral

30 abril, 2014

shutterstock_114476677

 

Hace pocos días vi este video en la red y hoy lo comparto con todos vosotros con la sana intención de contagiar, siempre en positivo, esta filosofía de vida, esta actitud ante la vida y esa predisposición actuar, a ocuparnos de las cosas en vez de pre-ocuparnos.

(más…)

La Inteligencia Emocional en la Educación

30 abril, 2014

DSC_6812-copia

 

“Este pasado mes de noviembre el COLEGIO SUPERIOR DE COACHING ha realizado un curso para profesores sobre INTELIGENCIA EMOCIONAL CON HERRAMIENTAS DE COACHING , el número de horas impartido les ha supuesto la acreditación en “Experto en Inteligencia Emocional”. El propósito del curso era del de proporcionar al profesorado el conocimiento adecuado respecto a este tipo de Inteligencia que poco tiene que ver con el Coeficiente Intelectual.

(más…)

La nueva concepción de la educación

22 abril, 2014

En mi opinión una de las características del momento que vivimos más importantes es la rápida evolución tecnológica y social que deja obsoletos sistemas de comunicación de la noche a la mañana y que no te permite “anclarte” en una única manera tradicional de hacer las cosas. Si conectarte con el mundo no basta tener el teléfono en casa como hasta hace unos años. Ahora parece que si no estas conectado al momento te pierdes oportunidades, si no estás en redes sociales no existes…

(más…)