LiderA lo mejor de tu vidA

17 diciembre, 2014

OB-TI661_madmen_G_20120613085234

Hace tiempo leí un libro de Rona Jaffe, que se titulaba “Lo mejor de la vida”, libro que desde aquí recomiendo sin duda, Rona, cuenta la historia de cómo Caroliner Bender y sus amigas se abren paso dentro del mundo laboral en la América de los años 50 entre intrigas, cotilleos mucho humo y un ambiente donde el éxito y el triunfo es cosa de hombres. Son las primeras mujeres que empiezan a apostar fuerte por hacerse un hueco dentro de esa niebla masculina, y estereotipada donde las mujeres tan solo son objetos decorativos, ellas comienzan a replantearse el panorama, y son las primeras que se enfrentan a tener que decidir entre el matrimonio y la profesión. Un gran cambio de observador.
También me ha caído hace poco por recomendación, una biografía de Mary Kay, si ella, la fundadora de la marca y empresa de cosméticos que lleva su nombre, y como yo me leo hasta los prospectos, me lo acabé en dos días. Impresionante el liderazgo de esta mujer en aquellos tiempos, lo que hoy nos suena a sabido (aunque raramente practicado), ella lo desarrolló de manera brillante, y es hoy en día que aún perdura su modelo dentro de la empresa.
Lo cierto es que hay poca divulgación del liderazgo femenino como tal, yo diría que incluso cuando nos encontramos con él, se le suelen atribuir condiciones masculinas a la mujer que lo representa, desvirtuando de esa forma su feminidad. Recordemos el ejemplo de Margaret Tachert, de la que se llegó a decir incluso que lo cierto era que… era hombre. Y es que cada vez que una mujer destaca en un puesto relevante de una organización lo hace por criterios tales que poco tienen que ver con su manera innata de proceder, por tanto una mujer que quiera ascender a puestos directivos en grandes corporaciones tiene que des-aprender a ser mujer.
Las mujeres por naturaleza, genética y adaptación social estamos dotadas de unas capacidades distintas a las que tienen los hombres, no son mejores… pero desde luego… no son peores.
La sociedad está cambiando, como era de esperar y lo hace de manera irreversible, siempre está cambiando y siempre lo hará, y esta crisis económica mundial también supone un cambio relevante en el pensar y en el hacer de la sociedad en general y del colectivo femenino en particular, ahora no somos más pero si se nos nota más. Y es que encabezamos la máquina que tira de la economía, resurgiendo como el ave fénix, y con las pilas cargadas de ideas, el 37% del mundo empresarial está formado por mujeres, este porcentaje aun pareciendo escaso supone un gran incremento respecto a la década pasada. Pero este no es el dato relevante, la realidad es que el liderazgo femenino tiende de manera innata hacia el llamado liderazgo transformacional, y no hemos tenido que aprenderlo, de hecho lo estamos enseñando, ya que parece demostrado que la empresa del siglo XXI necesita de este tipo de liderazgo, centrado en las personal y en el desarrollo de su potencial, miles de años de práctica no pueden estar equivocados, la memoria genética nos lo ha dejado en herencia. ¿No renunciemos a ello… o qué creéis que hace un ama de casa? Liderar, y hacerlo desde el cariño, la responsabilidad, la constante atención a las necesidades, la toma de decisiones (varias a la vez), la comunicación, la resolución de conflictos, la planificación de estrategias, actividades combinadas, detección y gestión del talento… desde una visión, con una misión y basada en valores, corrigiendo comportamientos, predicando con el ejemplo… todo y más, y todo desde el cariño más sincero. Si somos capaces de hacerlo así, nada nos impide llevarlo a la empresa, por una cuestión práctica, simplemente porque FUNCIONA.
FUNCIONA porque trabajamos con personas, y eso se nos da bien.
Caroliner y sus amigas tomaron un gran decisión tuvieron que elegir y meterse en un mundo de hombres, aprendiendo sus costumbres, compitiendo desde la sombra, liderando sin que se notara demasiado…. Gracias a todas las mujeres que como ellas, tuvieron el valor de plantearse sus propias creencias y lucharon por cambiarlas.
Nosotras no tenemos que mimetizarnos con el liderazgo masculino, tan solo tenemos que llevar nuestra manera de hacer, pensar y sentir a nuestras empresas, no es fácil, pero tampoco es una utopía.
Lo mejor de la vida, son aquellos momentos en los que eres tú mismo…. Y además FUNCIONA.

Carmen Clemente

Deja un comentario

CSCP

youtube

Formando COACHES PROFESIONALES… transformando PROFESIONALES en COACHES

blog abc
  • c/ Islas Marquesas 4, 28035 Madrid
  • 91 373 72 50
  • info@cscp.es
Nota legal